Fin de año sostenible: consejos para la temporada festiva

fin de año sostenible

Consejos para un fin de año sostenible

Fin de año sostenible: ¿Y si estas fiestas son más felices para el medio ambiente?

Se acerca fin de año, y ya falta cada vez menos para las fiestas. Esta temporada para compartir con familia y amigos, trae consigo distintas tradiciones como intercambiar regalos, comer determinadas comidas, reunirnos en familia, armar el árbol, etcétera. En medio del encanto tan especial que tiene esta temporada, sumado al estrés en el trabajo y los estudios del “cierre de año”, a veces no llegamos a detenernos a reflexionar sobre el impacto ambiental que genera esta temporada del año. En este artículo te ofrecemos algunos tips para regalar y para comer que te ayudarán a tener un fin de año sostenible.

Según el blog de la confederación Ecologistas en Acción, en esta época del año se genera un 25% más de basura por persona (2 kg de basura por persona al día) que el resto del año[1]. Estas cifras nos muestran la urgencia de replantearnos nuestra forma de encarar las fiestas, por lo que decidimos reunir algunos consejos para reducir el impacto ambiental de nuestros festejos. Hay muchas áreas en las que podemos mejorar, pero elegimos centrarnos en dos: los regalos y la comida.

 

Los regalos

Muchos tenemos incorporadas las compras de regalos de último minuto como un clásico navideño; pero es importante que con el apuro no se nos olvide hacernos ciertas preguntas que puedan orientar nuestras elecciones a la hora de regalar.

  • ¿De qué está hecho? Esta pregunta es fundamental en el caso de algunos de los regalos más comunes: ropa y juguetes. La industria textil es una de las más contaminantes; y muchas telas sintéticas tienen altos porcentajes de plástico en su elaboración. También es importante ser conscientes de que las grandes cadenas de lo que se conoce como “fast fashion” tienen un impacto sumamente negativo en el medio ambiente. En el caso de los juguetes, es importante intentar de evitar los que contienen mucho plástico. Juguetes con componentes biodegradables son una mejor alternativa. También podemos considerar regalos que vinculen a los niños con la naturaleza, como elementos para cultivar una pequeña huerta en familia.
  • ¿Cómo se produce? La producción artesanal siempre contamina menos que la industrial; y algunas industrias son más contaminantes que otras. Cuando estemos en duda entre 2 opciones para regalar, podemos averiguar cuáles son las políticas de sostenibilidad de las empresas en las que estamos considerando comprar.
  • ¿De dónde viene? Siempre es conveniente comprar local, ya que de esa manera se evitan el consumo energético y la contaminación (emisiones de CO2) generados por el traslado internacional de mercaderías.
  • ¿Cuánto dura? Si compramos tecnología, es conveniente intentar evitar la obsolescencia programada. Comprar elementos reutilizables también es una buena opción: por ejemplo, si regalo una botella reutilizable le estoy brindando a la persona que la recibe un recurso para disminuir su consumo de plástico. Si regalo algo que utiliza pilas (lo cual es desaconsejable), es conveniente acompañarlo de pilas recargables.
  • ¿Cómo lo envuelvo? Recomendamos evitar el plástico en la medida de lo posible. Para ello rechacemos las bolsas de plástico, y en el caso de que nos ofrezcan envolver un regalo con un papel plástico (como los papeles brillantes y metalizados) podemos optar por llevarlos a casa sin envoltorio y usar algún otro tipo de papel para envolverlo (si es reutilizado, biodegradable, o reciclado, ¡Mucho mejor!).
  • ¿Cuántos regalos? Es cierto que regalar es un hermoso gesto y da mucha alegría; pero evitemos caer en el consumismo. Una de las claves para alcanzar un fin de año sostenible es comprar sólo lo necesario. Pensemos también que a veces en esa elección de comprar muchos regalos pequeños para no dejar a nadie afuera, lo que dejamos de lado es el consumo consciente, multiplicando la producción y los embalajes.

 

La comida

La comida es otra gran protagonista de la temporada festiva. Al elegir nuestro menú para las fiestas, se aplican algunos conceptos de consumo consciente similares a los aplicables a los regalos.

  1. Comprá local: Esto no sólo favorece el crecimiento de los productores locales, sino que reduce el impacto ambiental generado por la logística. Importar comida consume energía, agua, petróleo, genera emisiones de dióxido de carbono, utiliza más embalajes, etc. Además, algo local siempre será más fresco. Si conseguís que además sea orgánico, mejor.
  2. Menos envoltorios: Algunas maneras de reducir el consumo de plásticos son armar una mesa con menos productos industriales y más productos caseros, artesanales y naturales. Variedad de frutas frescas, frutos secos, galletitas hechas en casa, pan dulce de panadería en vez de el de supermercado, etc. Son buenas opciones.
  3. Siempre que se pueda, comprá a granel: Esto contribuye al consejo anterior, ya que nos evita la gran cantidad de plásticos utilizados en recipientes. Es una excelente opción para los frutos secos, los ingredientes para cocinar algún postre casero, la fruta abrillantada; e incluso en algunos lugares podés conseguir galletitas y dulces.
  4. Con moderación: Otro clásico de las fiestas son las sobras de comida que pueden durar varios días. Sería bueno este año optar por comprar cantidades más medidas, de modo de evitar que se desperdicie comida. Es cierto que pueden fallar los cálculos, pero es importante no tirar comida. Se puede guardar para otro día; o, en el caso de comidas que quedaron intactas, se pueden donar.
  5. Nada de descartables: Lavar los platos después de una reunión de fin de año puede ser tedioso; pero, de ser posible, ¡No caigamos en el recurso cómodo de optar por vajilla y vasos desechables de plástico! Si no te alcanza la vajilla podés optar por elementos reutilizables o biodegradables (ej cubiertos de bambú y platos de cartón biodegradable). Si aún así elegís el plástico, podés lavar platos, vasos y cubiertos, cortarlos y meterlos en una eco-botella. A vos te puede tomar unas horas hacerlo, pero al planeta le toma más de 1000 años descomponer ese plástico.

Esperamos que te hayan gustado estas ideas; y que las tengas en cuenta no sólo para este año sino para cada vez que vayas a festejar y/o regalar. Tengamos siempre presente que lo que le hacemos al planeta nos lo hacemos a nosotros mismos. Regalémonos un fin de año más sostenible.

 

Referencias:

[1] “Mientras que el resto del año cada persona genera un kilo y medio de basuras al día (hace 30 años no se llegaba ni a medio kilo), en estas fechas son dos kilos; y la mitad son envoltorios y embalajes”. Según el artículo de Ecologistas en acción, consultado el 12/12 a las 11:34 a.m. en Argentina.

 

Artículos consultados:

Fecha de consulta: 9/12/2020, entre las 10 a.m. y las 2 p.m. (Buenos Aires, Argentina)

 

Redacción del artículo por parte del equipo de Solución Verde SRL. Para conocer más acerca de nuestra política de sostenibilidad podés visitar el apartado de nuestra web sobre acciones sostenibles

Open chat