Desafíos para reciclar Plástico

Desafíos para reciclar Plástico

Reciclar plástico: Un gran desafío que nos exige informarnos.

El problema del plástico

Una problamática compleja para la cual recilar plástico es sólo una solución parcial.

 

“Minutos en fabricarse, minutos en usarse, siglos en biodegradarse”.

Es triste que esta frase represente un acertado resumen del ciclo de uso de muchos productos plásticos. Reciclar plásticos trae ciertas dificultades adicionales respecto de otros residuos que generamos en nuestro día a día; por lo que, debemos estar atentos e informados tanto al comprar como al desechar estos productos. Por este motivo presentamos algunas particularidades sobre los plásticos que pueden ayudarnos a replantearnos nuestra actitud frente a este tipo de residuos.

¿Por qué es tan difícil reciclar plástico?

El plástico: un arma de doble filo.

Lo curioso es que las mismas ventajas que trae este material traen también múltiples problemas. La versatilidad, resistencia y capacidad aislante del plástico, sumado a su producción económica y rápida, suenan muy positivas, pero han traído dramáticas consecuencias. Al ser tan práctico, está por todos lados; pero fabricarlo es más fácil que reciclarlo, por lo que se acumula con una velocidad mucho mayor a la que puede reciclarse. Esas mismas capacidades aislantes y su inocuidad, propiedades tan importantes para proteger alimentos, medicamentos y demás productos resguardados en embalajes plásticos cuidadosamente cerrados, son las mismas cualidades que harán que esos envases al ser descartados resistan a todos los esfuerzos de distintos microorganismos por degradarlos, y aún a la erosión natural. ¿El resultado? Los plásticos que se acumulan en la naturaleza.

Foto de muchos vasos plásticos acumulados como basura. Esta contaminación se produce al no reciclar plástico.

Al tener un ciclo de vida tan largo, se acumularán allí por muchos años, incluso siglos. Esto amenaza la vida de miles de animales, sobre todo especies marinas, que se ahogan al ingerir estos desechos. Hoy por hoy encontrar microplásticos en el interior de distintos animales marinos es cada vez más común. Esto se debe a que las distintas especies confunden estos plásticos con alimento. El ciclo no termina ahí, ya que al comer pescado u otras especies que, al alimentarse de pescado, hayan consumido plástico, también nosotros incorporamos estas sustancias a nuestro organismo. Para evitar tirarlos, hay quienes optan por quemarlos; pero esta no es una solución de ninguna manera. La quema de plásticos genera grandes emisiones de gases altamente contaminantes, que aceleran el calentamiento global, dañan la salud de quienes los inhalan y debilitan la capa se ozono.

Por todos estos motivos, queda claro que lo ideal es que el plástico no llegue a basurales, no sea enterrado, ni quemado, y no se acumule en distintos ecosistemas es implementar las 3 R: REDUCIR, REUTILIZAR y RECICLAR. Sin embargo, reciclar plástico tiene algunas complicaciones.

 

Reciclar plástico: una tarea colectiva.

Hay muchos actores involucrados en el ciclo de uso de los plásticos; y se requiere una combinación de los esfuerzos de todos para lograr una óptima recuperación de los residuos plásticos, superando las barreras económicas, logísticas y las asociadas al desconocimiento o desinterés.

Para empezar, hay muchos tipos de plástico distintos, y estos no se pueden reciclar juntos. La dificultad para identificar y separar los distintos tipos de plástico hace todavía más difícil el proceso. Además, los plásticos se degradan al usarse y reciclarse, por lo que los plásticos reciclados suelen tener peor calidad que el plástico virgen. Algunos plásticos son casi imposibles de reciclar, ya que, aunque exista la tecnología para hacerlo, es casi imposible que el proceso sea rentable.

Si bien uno esperaría que quienes fabrican plásticos, y/o quienes eligen incorporar embalajes de este material en sus productos, se hagan cargo del impacto ambiental de los mismos proponiendo soluciones, las empresas no asumen la responsabilidad de facilitar el reciclaje de sus productos (este concepto se suele llamar “responsabilidad extendida”), sino que delegan esta tarea en los usuarios. Como una solución parcial, aparece la figura de las cooperativas de reciclado y los puntos de acopio. Al ocuparse de separar lo que sirve de lo que no y reciclar plástico además de otros materiales facilitan la recuperación de algunos residuos de este tipo. Pero no todas las cooperativas y ecopuntos reciben todo tipo de plásticos, lo más usual es que reciban tapitas (PP) y, en ocasiones botellas de gaseosa (Plástico PET) y/o ecobotellas.

Foto de una persona sosteniendo un tacho con reciclables.

Nuestra forma de reciclar plástico es una solución incompleta

En este esquema es muy poco el porcentaje de plásticos que logra ser reciclado, ya que la mano de obra y la infraestructura necesaria para recuperar y poner en condiciones este material, sumado a la logística para trasladarlo a empresas que puedan reutilizarlo, en muchos casos no es rentable: producir de cero es más “barato”, aunque el costo para el medio ambiente sea altísimo. La separación en origen de los residuos (clasificar los distintos materiales descartados en los hogares de los usuarios) es indispensable para aumentar las cifras de residuos reciclados, ya que facilita mucho el trabajo de los recuperadores y cooperativas. Aún así, si la producción desmedida de plásticos no disminuye el camino hacia una economía circular se hace cada vez más cuesta arriba.

 

¿Qué podemos hacer nosotros?

Es crucial que como consumidores reduzcamos lo más posible nuestro consumo de plásticos; pero al ser tan difícil de evitar por completo este material que está tan presente en productos que usamos cotidianamente, la segunda mejor opción es comprar a conciencia, optando por plásticos fáciles de reciclar, e informarnos sobre puntos de acopio o cooperativas donde podamos dejarlos. Las empresas tenemos un rol fundamental también, buscando minimizar nuestro uso de plásticos, incorporando políticas de sostenibilidad en nuestro espacio de trabajo, separando los residuos y participando de proyectos a favor del medio ambiente.

Foto de 6 personas con barbijo frente a un punto de acopio de reciclables. A la derecha el espacio destinado a reciclar plástico PET.
Inauguración de nuestro punto de acopio de reciclables, DESTINO SOSTENIBLE.

En Solución verde, una de nuestras acciones sostenibles, fue destinar un espacio en nuestras instalaciones para alojar un punto de acopio de reciclables. El año pasado inauguramos nuestra estación de reciclado: DESTINO SOSTENIBLE, donde recibimos Ecobotellas, plástico P.E.T, cartón, aluminio y metales. Creemos que tanto la acción individual como organizacional puede hacer la diferencia, y nos alegra poner nuestro granito de arena. Para fomentar un cambio hacia un mundo más ecológico, el camino empieza con cada uno de nosotros, y hay que asumir nuestra parte. Sólo así, seremos parte de la solución al problema del plástico.

Open chat